Carrera 2B # 25 - 15 Barrio Hato 2. Funza, Cundinamarca. Colombia.

Somos un colegio privado y gratuito. ¡Tu aporte transformará vidas!

logo

+57 (1) 826-57 88

info@colsai.edu.co

Cra. 2b # 25 - 15

Funza, C/marca.

6:30 am-3:00 pm

Lunes a Viernes

logo

+57 (1) 826-57 88

info@colsai.edu.co

Cra. 2b # 25 - 15

Funza, C/marca.

6:30 am-3:00 pm

Lunes a Viernes

Sathya Sai Baba

Educar el corazón

Educar la mente sin educar el corazón no es educación en absoluto.

Aristóteles

Filósofo

2017-06-15T11:48:38+00:00

Aristóteles

Filósofo

Educar la mente sin educar el corazón no es educación en absoluto.

Filosofía

La filosofía del aula en una generación será la filosofía del gobierno en la siguiente.

Abraham Lincoln

Ex-presidente EEUU

2016-03-14T15:19:08+00:00

Abraham Lincoln

Ex-presidente EEUU

La filosofía del aula en una generación será la filosofía del gobierno en la siguiente.

Educación para la vida

La educación no es para la mera subsistencia; es para la vida, una vida más plena, con más sentido, más útil

Sathya Sai Baba

Fundador del programa

2016-03-14T15:19:18+00:00

Sathya Sai Baba

Fundador del programa

La educación no es para la mera subsistencia; es para la vida, una vida más plena, con más sentido, más útil

“Yo he venido a encender la lámpara del Amor en vuestros corazones, para ver que ella brille día a día con más esplendor. No he venido en beneficio de ninguna religión exclusiva. No he venido en ninguna misión de publicidad para cualquier sector o credo o causa; ni he venido a reunir seguidores para doctrina alguna. No tengo planes para atraer discípulos o devotos hacia mi rebaño o hacia algún otro rebaño. He venido a hablarles sobre esta fe unitaria, este principio espiritual, este camino de Amor, esta virtud de Amor, este deber de Amor, esta obligación de Amar.” – Sathya Sai Baba.

Bhagavan Sri Sathya Sai Baba nació el 23 de Noviembre de 1926 en Puttaparthi, una pequeña aldea del sur de India. Desde pequeño mostró extraordinarias cualidades y aptitudes que claramente lo distinguían de los demás niños. Su compasión, benevolencia, sabiduría y generosidad hacia todos los seres vivientes produjeron en todos los que lo seguían, aún desde su juventud, profundos cambios de carácter y conducta.

A los 14 años, el 20 de Octubre de 1940, les comunicó a sus familiares y seguidores que desde ese momento sería conocido como Sai Baba y que su misión era reestablecer el principio de Rectitud, promover la regeneración espiritual de la humanidad, motivar el amor a Dios y el servicio a los semejantes. Desde entonces, ha exhibido diariamente, en términos prácticos y concretos, lo más altos ideales de verdad, conducta recta, paz, amor y no violencia.

Su Mensaje Espiritual

Sathya Sai Baba es un líder espiritual altamente reverenciado, cuya vida y mensaje están inspirando a millones de personas a través del mundo para que se tornen hacia Dios y para que lleven vidas más llenas de propósito. Sus enseñanzas universales y sin tiempo, unidas a la manera en que él guía su propia vida, están atrayendo a buscadores de la Verdad de todas las religiones del mundo. Sin embargo, él no está buscando iniciar una nueva religión. Ni desea dirigir a sus seguidores a ninguna religión particular. Antes bien, nos urge a continuar en la religión de nuestra elección y/o en la cual nos han educado. Permanentemente insiste en que sus seguidores no deben abandonar su creencia sino transformarse en mejores cristianos, judíos, musulmanes, budistas, etc. Bajo esta perspectiva nos inspira a vivir reconociendo la “unidad en la diversidad”.

He venido para cumplir la suprema tarea de unir a la humanidad en una sola familia. En el lazo de la hermandad, afirmando e iluminando la realidad de cada ser.

Con ese propósito, El ha dedicado Su vida, al servicio de la humanidad. A través de sus discursos y escritos, Sathya Sai Baba ha ofrecido un verdadero océano de conocimiento y guía en todos los aspectos para una vida espiritual, religiosa y orientada hacia los valores. Ha repetido frecuentemente que no es necesario beber el océano entero para conocer su sabor, que no es necesario leer todas las escrituras para vivir una vida de alegría, paz y amor. Es suficiente poner en práctica, al menos, un aspecto de la enseñanza espiritual.